Los sanfermines son una experiencia que hay que vivir, al menos, una vez en la vida. Y es que por algo esta fiesta es famosa en todo el mundo y se ha extendido a otros países con réplicas de lo que se vive en Pamplona a partir del 6 de julio hasta el día 14. Os recomendamos vivir con amigos este estupendo evento de verano.

evento de verano amigos

El día del Chupinazo la Plaza del Ayuntamiento se abarrota de pamploneses que quieren dar la bienvenida a la fiesta grande de Pamplona. Si tú y tu amigos queréis sobrevivir a este evento os recomendamos que lleguéis pronto a la plaza, pues si lo hacéis poco antes de las 12:00 viviréis una auténtica aventura para acceder a la plaza. Aunque si os gustan las emociones fuertes, ya sabéis-

Cómo sobrevivir a un fin de semana en San Fermín

Los encierros comienzan durante los días de fiesta a las 8:00 de la mañana. Es el momento donde Pamplona contiene la respiración para disfrutar durante unos minutos de las carreras de pamploneses y toros por llegar a la plaza. No se trata de una competición, sólo de acompañar a estos imponentes animales a llegar a la plaza, pero cuidado que si uno no sabe correr puede ser peligroso. Para quienes no quieran correr el riesgo tienen la opción de buscar hueco en algunos de los vallados que hay durante el recorrido o bien alquilar un balcón por la zona para ver el traslado desde un lugar seguro.
 

Para no destacar en los sanfermines os recomendamos poneros la indumentaria adecuada. En los encierros es tradición vestirse de blanco y rojo. Camiseta y pantalones blancos y fajín y pañuelo rojos. De esta manera se ve a la legua quienes son de fuera y quienes han pecado por ser novatos en esto de los sanfermines. Normalmente se suelen llevar prendas viejas porque la suciedad que se acumula es muy difícil de quitar.
 

Si sois de los que preferís vivir la fiesta por la mañana, más que por la noche, no os podéis perder La Procesión que se celebra a las 10:00 de la mañana. En este solemne acto acuden todos los pamploneses que recogen al Cabildo junto con comparsas de cabezudos y gigantes, timbaleros, clarineros, txistularis, la banda municipal y algunos gaiteros. De ahí acuden hasta la la Capilla de San Fermín donde comienza la procesión. Durante el trayecto hay algunas pausas conocidas como “momenticos” donde los pamploneses se arrancan a cantar algunas jotas al patrón.

 

Cómo sobrevivir a un fin de semana en San Fermín

 

Disfrutar de la noche durante los sanfermines también tiene una tradición: ir a comprar churros a la Mañueta. Ésta es la mejor manera de sobrevivir a un fin de semana en los sanfermines. La Mañueta es una pequeña calle situada en el casco histórico de Pamplona donde está la churrería más famosa de la ciudad que lleva el mismo nombre que su calle. Lo más curioso de esta churrería es que los churros se elaboran con fuego de leña y que la churrería sólo está abierta unos pocos días del año, por lo que hay que aprovechar la ocasión.

Los toros es otra de las tradiciones de Pamplona durante los sanfermines. En la plaza de toros se vive la pasión taurina de una forma muy distinta a otros lugares del mundo. La plaza se divide en las zonas de sol y las de sombra. En las de sombra se encuentran los entendidos del mundo taurino y en la zona de sol suelen haber peñas de amigos que sólo van a pasarlo bien.