Lo ideal cuando viajamos con un bebé es recrear el ambiente de nuestra propia casa, que el pequeño tenga todo lo necesario a su disposición y sobretodo, intentar cambiar lo menos posible sus rutinas de sueño, comidas y baño.


Es importante que tengamos en cuenta la edad del bebé al elegir el destino, así como el clima, la época del año, las condiciones sanitarias, etc.   Generalmente los bebés pueden viajar a los pocos días de haber nacido, pero también tenemos que tener en cuenta qué medio de transporte vamos a utilizar para llegar a nuestro destino y consultarlo con nuestro pediatra para asegurarnos y viajar tranquilos.  

bebé en maleta-resize1000x678


Algo que tenemos que preparar concienzudamente es la maleta del pequeño, si antes te parecía que llevabas mucho equipaje, prepárate para hacer hueco, porque te sentirás como un caracol con la casa a cuestas. Pero tampoco caigas en el error de llevarte todo con la típica excusa del "por si acaso" y cargues con 25 maletas. Es importante ser prácticos y hacer una lista, teniendo en cuenta los días que vamos a estar allí y el clima del destino a visitar.  

Algo que nunca nos puede faltar es un pequeño botiquín, la tarjeta sanitaria, un par de chupetes, baberos, biberón, pañales, gorrito y un par de mudas por día. ¡Ah! y por supuesto, sus juguetes preferidos, a poder ser los más pequeños para ahorrar espacio.    


A la hora de elegir el destino debemos tener en cuenta muchas cosas, sobretodo si pensamos viajar al extranjero, pues necesitaréis documentación adicional del bebé para salir y entrar en otro país (dni, pasaporte, libro de familia, etc.).   Si vais a viajar dentro de vuestro país, sería recomendable visitar tanto playa como montaña, puesto que ambas tienen características diferentes que benefician la salud y además ayudamos a que el pequeño conozca entornos diversos.  

mamá con bebé mirando al mar
Si decidimos viajar a un destino playero, es importante que tengamos al bebé protegido del sol en todo momento e hidratado, además de ponerle un sombrerito y aplicarle continuamente protección solar. Os recomendamos quitarle el pañal pues es muy molesto que se llene de arena, además de las rozaduras que puede ocasionarle al bebé.  


Es importante no sobreproteger al niño, está bien ser precavido, pero con mesura. Al bebé le vendrá fenomenal darse un bañito en el agua del mar, ya que tiene muchas propiedades que benefician a nuestro organismo, al igual que es necesario que reciba los rayos solares que nos ayudan a absorber mejor la vitamina D. Los bebés menores de dos meses no deben ser expuestos directamente al sol, a partir de esta edad se pueden exponer gradualmente, siempre con protección solar. Si no le gusta meterse en el agua y hace mucho calor, le podemos mojar la cabecita de vez en cuando, para asegurarnos de que su temperatura no es muy alta.    

 

bebes en el campoSi nuestra idea es ir a la montaña, también debemos añadir a nuestra maleta algún que otro chubasquero y algo de ropa de abrigo pues a mayor altitud más frío hará, sobretodo por las noches, aunque sea verano. Debemos tomar las mismas precauciones con el sol que si fuéramos a la playa, mucha hidratación y protección solar, pues a veces nos pasa en la montaña que al no sentir el calor pensamos que no necesitamos protegernos, pero el sol quema igual o más que en la playa.   Los niños, como los adultos, pueden ser llevados hasta 2500 metros de altitud, a partir de esta altitud, quien no está acostumbrado puede sufrir trastornos en la visión, mareos, sueño y notarse muy cansado. Una altitud de 1500 metros es muy beneficiosa incluso para aquellos que tienen alergia al polen, pues el aire es muy puro. Algo que debemos tener en cuenta en la montaña, son las picaduras de insectos, debemos ir preparados con bálsamos, sprays y demás lociones protectoras para prevenir y calmar el picor o el dolor de las picaduras.    


Estamos seguros de que decidas el destino que decidas, elijas la casa que elijas, uses el transporte que uses, disfrutarás al máximo las primeras vacaciones con el rey o la reina de la casa. ¡Buen viaje!