Para que el alojamiento resulte barato lo mejor es reservarlo con antelación (ya que estos días son los que más visitas reciben los municipios) y alquilar un apartamento por la zona donde se pueda alojar toda la familia durante las fiestas. De este modo no hará falta salir a comer y cenar a los restaurantes, ya que se puede cocinar en casa ahorrando un poco más de dinero.

Os recomendamos 2 fiestas que merece la pena visitar para conocer la tradición y la cultura de sus ciudades.

 

1. LAS FALLAS DE VALENCIA

Las mejores fiestas de España

En Valencia podéis disfrutar de un ambiente festivo, popular y barato durante gran parte del mes de marzo con la festividad de las Fallas. Esta celebración comienza el último domingo de febrero cuando la fallera mayor de Valencia da la bienvenida a las fallas en el acto de la Cridà, pero no es hasta el día 1 de marzo cuando empiezan las famosas mascletàs en la plaza del Ayuntamiento, un espectáculo de música, color y pólvora que seguro os sorprenderá. Los monumentos se colocan en las calles el 15 de febrero y este acto se conoce como plantà. Desde este momento empiezan los días fuertes de las fallas con pasacalles, verbenas y la tradicional despertà que se hace cada día a primera hora de la mañana.


Lo mejor para conocer a fondo esta fiesta es hacer un recorrido en familia por las fallas más grandes como Convento Jerusalén, Plaza del Ayuntamiento, Nou Campanar o Sueca-Literato Azorín, ir a la mascletà, tomar un vaso de chocolate con churros, ver la ofrenda a la Virgen de los Desamparados, ver las mejores calles iluminadas e ir a ver el castillo de fuegos artificiales.


El día 19 de marzo es el último día de fiestas y cuando se queman todos los monumentos por la noche en el acto de la cremà. Disfrutar de las fallas es muy barato, ya que la mayoría de actividades son gratuitas y se celebran en la calle.

 

2. FERIA DE ABRIL DE SEVILLA

fiestas de españa para ir en familia

En Sevilla se celebra la famosa Feria de Abril, una fiesta con mucho encanto ideal para pasar unos días en familia disfrutando de todo el arte de Andalucía. Esta celebración tiene lugar dos semanas después de Semana Santa y comienza el lunes a las 12 de la noche con la “prueba del alumbrao” donde se encienden miles de bombillas de colores que alumbran todo el recinto ferial.


El núcleo principal de la Feria de Sevilla está en este recinto donde se colocan las casetas y las atracciones de feria. Es ahí donde acuden todos los sevillanos y los visitantes con sus mejores galas a disfrutar de los productos típicos de la tierra (tapas, jamón y vino), a disfrutar del ambiente festivo y a bailar unas sevillanas. Un plan muy atractivo y barato para aprovechar estas fiestas. Durante la mañana la Feria es un auténtico espectáculo de caballos, jinetes y carrozas adornados donde realizan el tradicional paseo de caballos. También son muy populares los toros en estas fechas, ya que son icono de la cultura andaluza, cada tarde se celebra una corrida en la Plaza de la Maestranza. La feria dura hasta el domingo a medianoche cuando un espectáculo de fuegos artificiales despide la fiesta hasta el año siguiente.


Éstos son dos ejemplos de planes muy divertidos para disfrutar en familia durante las vacaciones.