Si hay una película, mejor dicho, una saga,que se ha movido a lo largo y ancho de la geografía terrestre esta ha sido Star Wars, y es que a lo largo de los diferentes episodios de las trilogías, distintos emplazamientos de todo el planeta han servido de escenario de rodaje para los personajes de George Lucas, desde Noruega hasta Túnez, desde China y Tailandia hasta Estados Unidos. Pasando, sin necesidad de irnos tan lejos, por la plaza de España de Sevilla.

Pero veámoslo por episodios. Empezaremos por la trilogía clásica, es decir, los episodios IV, V y VI; En la primera de ellas, El Imperio contraataca, nos encontramos con el planeta Tatooine, en el que transcurre gran parte de la película, ya que es el planeta natal de Luke Skywalker.
 

tunezstarwarsLo que muchos no sabréis es que Tatooine es en realidad Túnez, más concretamente la ciudad de Matmata, una localidad situada a unos cuatrocientos kilómetros de la capital del país. La localidad de Matmata, tiene la peculiaridad de contar con numerosas casas cueva excavadas en la roca, en las que habitan los lugareños. Además existen 3 hoteles que también responden a este formato, entre ellos el Sidi, Driss Hotel, encargado de alojar las escenas del interior de la casa de la familia Lars.


En la segunda película de esta trilogía viajamos hasta Noruega, y lo hacemos para encontrar en realidad el Planeta Noth, donde se encontraba la base rebelde rearmándose. El planeta Noth estáubicado en Finse, una pequeña localidad del interior de Noruega ubicada entre Bergen y Oslo, las dos ciudades más importantes del país.


En el Retorno del Jedi, nosotros tenemos que retornar a Tunez, donde además de en Matmata, se utilizaron otros emplazamientos para recrear el planeta Tatooine, como la isla de Djerba, una de las últimas joyas poco exploradas del mediterráneo.

Aunque también esta misma película nos lleva hasta Estados Unidos, a uno de los muchos parques nacionales que pueblan la costa norte del estado de California, uno de ellos es el Parque Nacional de Redwood,un parque de secuoyas gigantes utilizado para recrear el planeta de Endor, de donde provenían los Ewoks quienes como es lógico pensar tenían su morada en lo alto de estas secuollas propias de este parque nacional estadounidense.

redwood

 

La llegada de la tecnología propició que muchos escenarios de la segunda trilogía de la saga, es decir, de los episodios I, II, y III, fueran creados por ordenador, sin embargo, en alguna de las películas de esta saga encontramos agradables sorpresas.

 
Quizás la más llamativa es que para la recreación del planeta Naboo, el planeta originario de la princesa Amidala, o de la princesa Leia, el equipo de rodaje de la película escogió Sevilla como escenario, su Plaza de España, uno de los orgullos de la ciudad, y construida en 1928 también forma parte de una de las sagas más importantes del séptimo arte.

plazaespanasevilla

 

Otra de las curiosidades de esta precuela de Star Wars, es que hay cosas que ni siquiera la tecnología recrea mejor que la propia realidad, por eso para crear el planeta Mustafar, el planeta ardiente,el equipo de rodaje utilizó imágenes del volcán Etna en erupción,  un volcán aún activo en el este de Sicilia,en Italia.

Italia, cuenta con el honor de haber servido de escenario también para la recreación del planeta Naboo, en este caso fue el Palacio Real de Caserta, en Nápoles, el merecedor de tal honor. Algunas otras localizaciones de esta trilogía nos trasladan hasta Phuket, o Guilín en China, utilizados para crear los escenarios de Kashyyyk, uno de los principales escenarios de la película La Venganza de los Sith.

 

Todo se mantiene muy en secreto de cara a las localizaciones del rodaje de la última trilogía de la saga, que se estrenará en 2015, sin embargo, algunas filtraciones apuntan a que en las tres próximas películas llegaremos hasta parajes de Irlanda, dónde ya se han rodado algunas escenas, hasta Abu Dhabi, o incluso algunos hablan del propio Londres, aún habrá que esperar un poco para desvelar estas incógnitas.